Me pregunto

Me pregunto si piensas en mí. Si te preguntas cómo me encuentro o si estoy ocupada con mi trabajo, demasiado como para no prestar atención a mi entorno. Si he logrado superar nuestra relación y si soy feliz. Si has tenido la tentación de coger el móvil y llamarme, simplemente para escuchar mi voz.

Me pregunto si me echas de menos. Si cuando recuerdas el pasado se te aparece una sonrisa en la cara o si prefieres olvidar todo lo que vivimos juntos. Si cuando te hablan de mí, pones esa cara como si yo ya no te importara nada y fuera cosa del pasado, o sonries disimuladamente mientras me visualizas en tu mente. Si no te duele estar separados y tratarnos como extraños cada vez que nos cruzamos en la calle. Si odias la distancia que ahora nos separa.

37a6f4b855a8c04844ab67eb164fa2e3
Pinterest

Me pregunto si la quieres más que a mí. Si me ves reflejada cada vez que la miras. Si me ves sonriéndote recién levantada en tu cama o si escuchas mi voz llamándote en mitad de la noche. Si ella te hace reír hasta que duele la barriga, como yo lo hacía. Si te despierta con besos en tu espalda o si sientes por ella lo mismo que sentías por mí.

Me pregunto si te arrepientes de haberme roto el corazón. Si tu decisión aún te sigue pareciendo la adecuada. Si sigues pensando que fue por mí bien el dejarme ir. Si te sigues poniendo como excusa que estoy mejor sin ti. Si, sabiendo lo que sabes ahora, apostarías por mí, como antes no lo hiciste. Si pudieras volver al pasado, ¿escogerías hacer lo mismo y dejarme sola? 

Advertisements

No vuelvas

Estoy cansada de ti y de tu manera de tratarme. No puedo soportarlo más. Siempre has pensado que, hicieras lo que hicieras, iba a estar a tu lado sin importar nada más; pero te equivocabas, has llegado al límite. Estoy cansada de soportarte, de estar a tu sombra y de siempre intentar buscar excusas para tus acciones. Estoy cansada de morderme la lengua y de pensar que todo se va a solucionar por arte de magia. Créeme, he aprendido que eso no va a ser así. Nunca he sido de las que perdona, pero contigo siempre hacía la vista gorda, hasta ahora.

b30475c27f623fe678c6c5176aaa6e68
Pinterest

Siempre has criticado la ropa que me ponía y todo aquello que no te gustaba de mí, pero ni una vez te has atrevido a decirme lo guapa que me veía en mis tejanos o lo feliz que parecía levantándome una mañana a tu lado. Quería creer que era por ser poco cariñoso o por no ser demasiado dado a las muestras de afecto, pero me estaba engañando y tú lo sabías. Me has dejado creer eso durante todo el tiempo que hemos estado juntos y siempre has mantenido mis expectativas altas, como si lo nuestro pudiera ser mucho más de lo que ya era. Haciéndome creer que era especial para ti. Seguro que te encantaba lo idiota que parecía frente a ti, como siempre quería ver lo mejor de ti sin importar nada más.

You cannot seek water from the one who drained your seas.

Te he dado una oportunidad detrás de otra, incluso sin ser consciente de ello. Lo peor de ello es que siempre he sido yo la que iba a pedirte perdón y a abrazarte después de todas nuestras peleas. ¿Realmente crees que yo era la única que tenía que disculparse? La primera vez que nos conocimos me dijiste que no me harías daño y, sin embargo, has acabado rompiéndome en pedazos mientras que tú has salido ileso… Fui una ilusa por no saber que estabas jugando conmigo, que tu “amor” era un simple juego. Sé que todos nuestros momentos no han sido malos; pero, en estos momentos, me resulta imposible recordar las cosas buenas. Eres como un huracán: has destruido todo a tu paso y solo has dejado los pedazos de lo que fue.

Te quise, realmente lo hice. ¿Pero qué hay de ti? Yo estaba contigo porque sentía algo fuerte hacia ti, ¿tú por qué estabas conmigo? Quiero creer que, de alguna manera, tú también tenías sentimientos hacía mí. ¿No te he dicho ya lo idiota que soy? Incluso después de todo y de lo poco que me has demostrado, quiero creer que me tratabas bien y que me querías, a tu manera. ¿Sabes qué es lo peor? Que siempre he pensado que no te merecía, que yo con todas mis imperfecciones no era suficiente para ti; pero era al revés, eres tú el que nunca has sido suficiente para mí.